La vida es un balancín que nos enseña que podemos estar abajo o arriba, donde la constante parece ser esforzarse, con el apoyo del otro, para subir  hasta las alturas de nuestros sueños y disfrutar de nuestra felicidad plena, luego de interiorizar estas reflexiones cortas.

Lo paradójico es que muchas veces- más de lo que nos damos cuenta- estamos arriba en el balancín, pero no sabemos distinguirlo porque creemos que la felicidad puede ser un producto material y no inyecciones de regocijos momentáneos u horas de calidad existencial. Como mujeres, nos pasa también que contamos con las herramientas para ser felices y no sabemos usarlas.

Por esa razón presentaremos una lista, siempre susceptible a crecer por supuesto, elaborada en Mujer.life para que aprendamos a valorar y a alcanzar nuestra propia felicidad. Comencemos a mecernos en el balancín. No te quedes abajo.

1.-Reflexiones cortas para mantener el equilibrio

Es necesario corregir y exigirnos para ser mejores en lo que hacemos y en las metas por cumplir. Es sano examinarnos para evolucionar en lo que somos.

Sin embargo, también es válido ponderar los logros que obtenemos a diario, sin importar que tan chiquitos sean. No seamos tan duras con nosotras mismas. Se trata de ponderar un equilibro  entre la autocrítica y nuestros logros. Eso nos proyecta con más fuerza hacia nuestra felicidad.  

2.- La guía positiva: las necesarias reflexiones cortas

Una lección que debemos aprender es enfocarnos hacia lo positivo. Desde que nos levantamos hasta que nos vamos a dormir, debemos sincronizar nuestra mente, cuerpo y alma en la esperanza, buenaventura y en la fe de que ocurrirá lo que tanto buscamos.

En la actualidad, debido al ajetreo cotidiano y a la hiperconectividad digital, a muchas de nosotras nos cuesta alcanzar o restablecer ese punto de confianza interior. Si es tu caso, puedes hacer meditación, yoga o alguna actividad que te proporcione serenidad y calma. La idea es volver al poder de lo natural. Volver a nuestra esencia.  

3.-Sin comunicación no hay reflexiones cortas

Una mujer que no se comunique es un ser incompleto. Comunicarnos nos ayuda a mover energías positivas para nuestro bienestar. También sirve de terapia para exorcizar los demonios, y sobre todo para ganar poder de confianza.  Conversa con tus amigos y allegados sobre temas comunes, inquietudes sobre tus ideas; también se vale exteriorizar tus enfados, pues siempre es saludable que lo hagas con respeto y sentido de justicia.

4.-Huye del sedentarismo   

No se trata de cumplir una fuerte rutina de ejercicios exigentes para sentirnos atletas del alto rendimiento camino a las olimpiadas. No. Simplemente con caminar  unos minutos y hacer algunos  estiramientos físicos frecuentes puedes ser la mujer más feliz del mundo. El propósito es que tu cuerpo tenga movimientos físicos a favor de tu salud.

¿Cómo ocurre eso? Pues el cerebro segrega endorfinas durante la actividad física que nos ayuda a experimentar un bienestar emocional indescriptible. No es necesario inscribirte en un gimnasio, pues con hacer recorridos peatonales en la plaza más cercana es suficiente para que tu cerebro active las endorfinas y sientas emociones placenteras.

5.-El futuro es ahora

En este siglo, es común anclarnos con los problemas del pasado y ser prisioneros de las preocupaciones del futuro. ¡Ya basta!  Suelta esas cadenas, ábrete al presente, vívelo con energía, pasión y entusiasmo. Establece tus propias metas, define lo que quieres y como lo quieres, y lucha por eso. Tu futuro es ahora y está esperando por ti. Tú puedes, porque eres única y especial en el mundo. Lo que hagas será a tu modo y con tu sello personal.  

6.-Comer y dormir

Con el paso de los años estas dos necesidades fisiológicas influyen en más del 60% en nuestra fuerza interior como mujeres y, sin duda, es clave para vivir felices. Alimentarte balanceadamente, sin exagerar más de la cuenta en ningún rubro, condiciona a nuestro cuerpo y mente a estar bien. Nuestra alimentación es un combustible que impacta en nuestra capacidad de afrontar con éxito las adversidades de la vida.

Otro hábito asociado a ser feliz es dormir bien, sin interrupciones, pausas o sobresaltos en medio de la noche. Un descanso adecuado es la fórmula secreta de muchas mujeres exitosas. Bien reza la máxima popular: mente sana, cuerpo saludable, vida feliz. Son pilares para alcanzar un estado superior de paz. ¿Cómo se traduce eso a la cotidianidad? Duerme ocho horas, trabaja ocho horas y comparte con los tuyos al menos dos horas de calidad, y la vida te cambiará para siempre.

7.-Agradece y ríe

Un elemento esencial para ser feliz es sentirse agradecida con la providencia por ser quién eres y estar hoy en el lugar donde te encuentras. Dale gracias al mundo por un nuevo día y por las oportunidades recibidas. Es terapéutico.

Otra cosa: recuerda siempre reír. Esa es la llave para sentirse bien. Ríete de ti misma y de los problemas, aunque parezca difícil. Una mujer que sonríe es una mujer que vale mucho como ser humano.

8.-Deja que la mariposa venga a ti

Por último, ten presente que la felicidad es como una mariposa: si las buscas con obsesión siempre te será esquiva, pero si te concentras en otra cosa ella vendrá sola y se te posará en el hombro.

Mujer.life te quiere feliz

Todos los días trabajamos para que te reconozcas en tu potencial como mujer. Queremos que seas una chica portadora de dignidad, belleza y seguridad.

En el fondo buscamos que seas una Mujer.life,  síguenos en nuestras redes sociales.

Leave a Comment